Siguenos en
    

¡Espectacular!

Nueva Orleans.- En un dramático juego final, los Ravens Baltimore derrotaron 34-31 a los 49ers de San Francisco, en el Super Bowl XLVII, disputado en el Superdome de Nueva Orleans.
Los comandados por el mayor de los Harbaugh (Jhon) batallaron, lloraron y finalmente se erigieron como los mejores de la NFL en la temporada 2012-2013.
Los Cuervos estuvieron de principio a fin arriba del marcador; sin embargo, un regreso espectacular de los Niners en el tercer cuarto y luego de que el Superdome sufriera un apagón fueron sucesos que estuvieron a punto de revertir una ventaja de 28-3. El juego por tierra de Colin Koapernick dio dolores de cabeza a la defensiva de Ravens; el nacido en  Milwaukee logró tres touchdowns, los mismos que Joe Flacco había logrado en los primeros dos cuartos.

partidazo
Los de Baltimore, inspirados por el retiro de Ray Lewis como jugador profesional, iniciaron el juego a tambor batiente y, aprovechando el nerviosismo de los de San Francisco con dos balones sueltos y con una intercepción, se pusieron arriba en el marcador por 21-6.
Cuando inició la segunda parte, Jacoby Jones logró la jugada más espectacular de la temporada, al lograr una anotación de 109 yardas en una patada de regreso.
Cuervos había conseguido su anterior trofeo Vince Lombardi  en 2001, luego de vencer 34-7 a los Gigantes de Nueva York.
Con su victoria, además consiguieron ponerle un alto a los Niners en el Super Bowl, quienes nunca antes habían partido un juego por el campeonato.
Joe Flacco, quien se había quedado a la orilla de lograr un gran resultado, dejó atrás sus fantasmas y demostró gran carácter en la lucha del título en Nueva Orleans. Premio a su esfuerzo fue nombrado MVP; los Ravens obtuvieron su segundo título.

Checa el dato

Jacoby Jones rompió su propio récord con un regreso de patada más largo en un partido de Super Bowl y de toda la NFL. El novato regresó el ovoide 109 yardas.


COMENTARIOS